Desordenes alimenticios

desrdenes alimenticios

 

¿Qué es un desorden alimenticio?

Existe cuando las actitudes de una persona hacia la comida y el peso, son tales que los sentimientos hacia el trabajo, escuela, relaciones, actividades diarias y emociones, son determinadas por lo que se ha o no se ha comido o por un número en la báscula (Siegel, Brisman y Weinshal, 1988).

Las personas que sufren un desorden en la alimentación se caracterizan por:

  • Extremistas en cuanto a consumo de alimentos, que puede manifestarse por una pérdida severa de peso, rápidos aumentos de peso, o fluctuaciones muy importantes en peso.
  • Esta a disgusto con su imagen corporal, a menudo acompañado de una distorsionada percepción de las señales del cuerpo (hambre, enojo, fatiga, etc.).
  • Prácticas poco saludables para mantener el peso, como son: ayuno, inanición, comer compulsivamente, uso indiscriminado de laxantes, medicamentos para bajar de peso, diuréticos y exceso de ejercicio.
  • Un miedo irracional a engordar y un deseo obsesivo de adelgazar.
  • Los dos desórdenes más comunes son la Anorexia Nervosa y la Bulimia Nerviosa. Existen otros como el Comedor compulsivo o el Ejercitado Compulsivo. Algunas personas pueden tener síntomas de más de uno de estos desórdenes.

¿Qué causa un desorden alimenticio?

Existen muchas teorías. Para una persona en particular, todas ellas o sólo unos cuantos factores se conjuntan para producir finalmente el problema.

Factores Biológicos: Estudios recientes han demostrado la probable disminución de una proteína llamada Leptina, que proviene de los adipocitos (células grasas del cuerpo). Actualmente existen algunas teorías en investigación que asocian su origen a un problema infeccioso. El temperamento, que es en parte determinado por factores genéticos, provoca que algunas personas sean más vulnerables que otras para desarrollar desórdenes de la alimentación. Además, una vez que una persona ha comenzado con períodos de inanición, comilonas o purgaciones, estos comportamientos pueden alterar la química del cerebro y prolongar el problema.

Factores Psicológicos: La gente con desórdenes de la alimentación tiende a ser perfeccionista. Usualmente tienen un legítimo "coraje", pero dado que siempre buscan la aprobación y temen a la crítica, no saben como expresar su enojo de una forma saludable. Lo voltean hacia ellos mismos provocándose la inanición o comilonas.

Factores Familiares: Dentro de su familia, tienden a sentirse menospreciados, abandonados, y solos. Son familias que tienden a ser sobre-protectoras, rígidas y poco efectivas para resolver conflictos. Usualmente exigen altos rangos de perfección y éxito.

Factores Sociales: Nunca como ahora en la historia, las mujeres habían sido exhortadas a estar tan delgadas. La TV, el cine, las revistas son claros ejemplos de todos los mensajes que reciben las mujeres de las "ventajas" de mantenerse delgadas.

Disparadores

Si una persona es vulnerable a padecer un desorden de la alimentación por poseer uno o más de los factores anteriores, algunas veces lo único que se necesita para poner en acción la "avalancha", es un evento que no pueda o no sepa cómo manejar. Un disparador puede ser algo tan sencillo como el hostigamiento por estar gordo hasta algo tan fuerte como un incesto o violación.

Signos De Alarma

Dado que actualmente parece ser que todo el mundo se preocupa por el peso, y dado que la mayoría de la gente alguna vez ha estado a dieta, ¿cómo puede uno decir que un comportamiento hacia la comida y el peso es "normal" o que se debe de considerar un problema que ponga en peligro la vida y la felicidad? Probablemente muchas personas manifiesten alguna de las siguientes características, pero la mayoría de las personas con desórdenes de la alimentación, cumplen con varias de ellas:

  • Pérdida de peso significativa o extrema, en poco tiempo, sin enfermedad subyacente.
  • Disminución en la ingesta de alimentos.
  • Desarrollo de ciertos rituales hacia la comida: cortar los alimentos en pedazos muy pequeños, "jugar" con la comida en el plato, masticar miles de veces cada bocado, saltarse comidas, no comer frente a los demás, siempre tener una excusa para no estar hambrienta, etc.
  • Negación de estar hambrienta.
  • Volverse más crítica y poco tolerante de los demás.
  • Fluctuaciones en el carácter (casi siempre de mal humor o enojado).
  • Ejercicio excesivo.
  • Cuando come, escoge básicamente sólo comidas bajas en grasa o sin calorías.
  • Dice que él/ella está muy gordo (a), aún cuando es obvio que no.
  • Miedo intenso a ganar peso y a la obesidad.
  • Detesta partes específicas de su cuerpo, especialmente busto, abdomen, muslos, caderas y glúteos.
  • Insiste en que no se siente bien consigo mismo (a) a menos que esté delgado (a), pero nunca está lo suficientemente delgado (a) para estar a gusto.
  • Tiene dificultad para exponer sus sentimientos.
  • Evita socializar lo más posible.
  • Responde a las confrontaciones acerca de su estado de ánimo, con lágrimas, berrinches o ignorándolas.
  • Cuando come en exceso, siempre busca la manera de deshacerse de las calorías ingeridas (vómitos, ejercicio, medicamentos).

Tratamiento

Los desórdenes de la alimentación son tratables, y la gente puede rehabilitarse de ellos. La recuperación, sin embargo, va más allá de dejar de mantenerse en inanición, de dejar las comilonas o dejar las purgaciones (vómitos, laxantes, ejercicio, diuréticos). Para dar por hecho la recuperación, ésta debe incluir el establecimiento de patrones saludables de alimentación y peso, y la resolución de los problemas médicos, psicológicos, sociales y familiares que contribuyeron a que se desarrollara el trastorno.

El tratamiento exitoso debe ser multidisciplinario, y es altamente individualizado. El tratamiento debe comenzar con una valoración médica y seguir con el desarrollo de un plan que incluirá: terapia individual, terapia familiar, asesoría nutricional, técnicas de relajación, meditación, liberación emocional entre otras.

La información anteriormente expuesta, de ninguna manera sustituye los cuidados y consejos médicos. Existen muchas variantes en diagnóstico y tratamiento que deben ser evaluadas y manejadas en forma individual.

Si deseas una consulta  Llámanos para una cita al (81) 1739 9660 o escríbenos a: contacto@vive-on.com  Estamos para apoyarte.

 

Se Sociable, Camparte!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks
  • Myspace
Instructivo para diseñar tu dieta ideal
Sencillo y práctico instructivo que guía al lector de una forma ágil y amena hacia la elaboración de una dieta ideal y personalizada, marca las pautas a seguir para que uno mismo pueda asumir la responsabilidad de su salud y lograr cambios en su bienestar integral. Adquiérelo en su formato digital por sólo $9.00 USD.

One thought on “Desordenes alimenticios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *